La alimentación en la infancia presenta múltiples variaciones, debido al crecimiento, a la exploración del mundo, al estado de salud, la implementación de hábitos y también de las diferentes épocas del año.  Si bien las vacaciones son un tiempo para descansar y compartir en familia, esto no debe justificar un aumento de peso excesivo o desorden en las comidas de los niños. Es de gran importancia ser constantes con los hábitos de alimentación saludable que se promueven, los que se verán reflejados en su crecimiento y desarrollo.

Durante las vacaciones es probable que, por la mayor disponibilidad de tiempo, se modifique en ocasiones la alimentación familiar, en cuanto a horarios, lugares y calidad nutricional de los alimentos; debido a salidas familiares y eventos sociales. Sin embargo, mantener una alimentación saludable no implica restringir de la dieta alimentos como postres y comidas rápidas, sino mantener limites en cuanto a la frecuencia con que estas se consumen y balancear las preparaciones de cada día.

Además de que los niños se encuentran en crecimiento, el tiempo libre en los niños puede generar mayor actividad física, mediante juegos y salidas en espacios abiertos, lo que aumenta la cantidad de energía que consume el cuerpo. Esto puede generar mayor apetito en los niños, por lo que es importante mantener refrigerios entre las 3 comidas principales, como es la media mañana y el refrigerio, escogiendo alimentos saludables como frutas, verduras, cereales integrales, lácteos y quesos, los que van a favorecer la saciedad por mayor tiempo, evitando comer en exceso y ayuda también al mantenimiento de los horarios de alimentación que se han establecido durante todo el año escolar.

Podemos decir entonces que los hábitos saludables no se van de vacaciones, por el contrario, esta época es una ventana de oportunidad, ya que no existe la presión de tareas y responsabilidades, sino que contamos con ambientes tranquilos y la compañía de la familia. 

A continuación, te damos unos tips que te ayudarán a mantener una alimentación saludable en estas vacaciones:

  • Procura que  siempre hayan frutas y verduras en el hogar. Recuerda que comemos lo que encontramos con mayor facilidad en nuestra cocina.
  • Permite que tus hijos participen en la compra y preparación de los alimentos. Invítalos a hacer la lista de mercado, a realizar las compras y preparar recetas contigo. De esta manera los niños aprenden a tomar decisiones más saludables frente a su propia alimentación y la disfrutarán en mayor medida.
  • Preparen refrigerios saludables y divertidos, mezclando colores, sabores y diseñando figuras. Esto estimula el apetito y la creatividad en tus hijos, además puede ser una buena estrategia para probar alimentos o combinaciones de alimentos que no sean habituales en la dieta.
  • Evita que sus hijos estén frente a pantallas durante los momentos de comida, ya que esta práctica convierte la alimentación en un acto mecánico e inconsciente, lo que favorece comer en exceso o de forma poco saludable.
  • Continúa manejando los mismos horarios de alimentación, brindando 3 comidas principales y 2 refrigerios.
  • Si la familia irá a comer fuera de casa, revisen la carta del restaurante juntos y escojan preparaciones que incluyan frutas, verduras, proteínas y cereales integrales, con las cuales puedan comer un plato variado, balanceado y nutritivo. 
  • Fomenta la actividad física diaria. Es una buena forma de pasar tiempo en familia, mantener una buena salud y peso adecuado.

 

Recuerda: Los hábitos saludables no se van de vacaciones. La constancia y creatividad son parte fundamental para la alimentación durante la infancia en cualquier época del año. 

Open chat
Necesitas ayuda?
Hola! 👋🏻
Cómo podemos ayudarte?