Esta es una de las preocupaciones más grandes que tienen los papás y mamás. Generalmente es una situación que emerge cuando los niños y niñas están entre los 2 y 5 años de edad.

Durante los primeros dos años de vida, los bebés crecen de manera acelerada y su apetito refleja esto. Pero a partir de los dos años es muy común que los niños empiecen a rechazar un poco la comida, sin dejar de ser esto algo normal.

Como lo mencionamos antes, durante el primer año de vida, los niños comen y crecen a un ritmo muy elevado, aproximadamente a partir del año y medio el ritmo de crecimiento disminuye un 20-30% respecto al primer año. Como consecuencia, y de manera natural, los niños tienen menor apetito porque necesitan menos energía que en los años anteriores, es decir, tienen un apetito adecuado para su edad y ritmo de crecimiento.

La inapetencia se puede presentar de diferentes maneras y vale la pena conocerlas para luego saber confrontarlas.

Neofobia

En algunas ocasiones los niños manifiestan miedo o rechazo por probar alimentos nuevos. Es normal, pero sigue leyendo para conocer algunos consejos para ayudar a tus hijos.

Inapetencia Habitual o Reciente

La inapetencia reciente es la que se da por alguna enfermedad aguda, y la inapetencia habitual es aquella que se prolong por un tiempo más extendido, además esta última puede ser falsa o verdadera. Pero no pierdas la calma, existen métodos para ayudar a tu bebé.

Falsa Inapetencia

Esta se da cuando los niños consumen zumos y bebidas azucaradas en exceso, comen dulces y golosinas antes de sus comidas, o no tienen horarios de alimentación fijos. Igual sucede cuando ellos rechazan determinados alimentos como frutas y verduras entre otros.

Inapetencia Verdadera

Se presenta cuando los niños tienen un peso por debajo del normal para su edad y permanecen sin energías o desanimados. Esta situación puede darse por alguna enfermedad, y el médico es el encargado de realizar el diagnóstico y comenzar el tratamiento.

Consejos y Recomendaciones

 

  • Evita presionar a tu hijo para que coma.

Usar estrategias como regaños, castigos y sobornos puede generar mayor rechazo por los alimentos.

  • El ejemplo es tu mejor herramienta.

La adquisición de hábitos saludables en los niños se facilita si la familia se convierte en un modelo adecuado.

  • Genera momentos de comida agradables.

Ofrece diferentes preparaciones con colores, sabores y texturas variadas, en horarios fijos y por supuesto con la compañía de la familia.

Cuando se ofrezcan nuevos alimentos, convierte la experiencia en un momento divertido, sin imposiciones y respetando las preferencias del niño. Esto favorecerá su autonomía y responsabilidad de elección.

  • Busca ayuda profesional.

Si tu hijo presenta inapetencia reciente o verdadera, es importante acudir a los servicios de salud, para un tener un diagnóstico y tratamiento oportunos.

Open chat
Necesitas ayuda?
Hola! 👋🏻
Cómo podemos ayudarte?